Blogia
Leer y jugar

La raposa y las sardinas (cuento popular)

Érase una vez un sardinero, que venía vendiendo sardinas que se paró al lado de una casa al sol y vio a la raposa durmiendo. Le parecía que estaba muerta y la cogió por el rabo y la puso encima del burro donde traía la caja de las sardinas.

Cuando la raposa se despertó y vio las sardinas y que el sardinero no la veía porque iba delante del burro, comenzó a tirar las sardinas hasta que las tiró todas. Después ella saltó del burro y fue "apañando" -recogiendo- las sardinas y se puso al sol a comerlas.

Comió tantas que le dolía la tripa.

al rato pasó por allí el lobo y le dijo:

- ¿Qué te pasa, raposa, de qué te quejas tanto?

-Que estoy muy mala.

-¿Por qué?

- Porque he comido muchas sardinas.

-¿Dónde las cogiste? - preguntó el lobo con mucho interés.

- Del pozo Valiente- y se fue la raposa a enseñarle dónde estaba aquel pozo..

Cuando llegaron al pozo preguntó el lobo:

-¿Y como las pescas?

- Atando esta caja al rabo y bajando al pozo.

La raposa le ató la caja el rabo del lobo y cuando se metió en el agua le iba tirando piedras a la caja sin que él se diera cuenta.

El lobo cada vez se iba hundiendo más y la raposa le gritaba:

¡Tira Juan , que pesca llevas!

[Recopilado por Rebeca Barrio Fernández. 9 años. Castrocalbón]

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

lucia -

me gusta este cuento y mola mogollon.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres