Blogia
Leer y jugar

El magosto

El magosto

Ha amanecido turbio el día esperado. Después de pasar uno de los otoños más secos de los últimos años, el día estaba gris, helado y todo cubierto de escarcha y una espesa niebla. Hacía un mes que habíamos fijado la fecha del Magosto para esta semana que la tradición llama el "veranillo de San Martín". Fuese como fuese había que seguir. Todos los niños y niñas, pequeños y grandes esperan el autobús, cargados con sus mochilas, para ir a San Esteban a celebrar la convivencia del Magosto. Pensamos que nunca tenemos suerte con el tiempo. El pasado año, en Quintana, frío y lluvia. Este año... niebla.

Al avanzar la mañana parece que la niebla va desapareciendo y su lugar es ocupado por el sol. Al llegar a San Esteban la niebla se ha ido y hay un límpido cielo azul. Hace frío, pero no importa, ya calentará el sol.

San Esteban es un pueblo pequeño pero tiene su encanto. Aprovechamos para visitarlo: la iglesia, la casa de cultura donde exhiben trajes típicos y las ruinas del que en otro tiempo fue importante monasterio benedictino de Santa María de Nogales, y sepulcro de príncipes y nobles del reino de León.

El recorrido haciendo las visitas nos abre el apetito. En el jardín de la escuela hay buen sitio para comer el bocadillo y quitar el frío. Las castañas , que están asándose, desprenden un aroma delicioso.

Después de comerse las castañas las manos quedan completamente tiznadas de negro. Una buena ocasión para pintar la cara a todos incluidos maestros y maestras.

¡Qué pena! Esto se acaba. Ya casi son las cuatro. Llegan los autobuses. En casa nos esperan.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

pedo -

vxc

Kiwe -

aprede a escribir galego e logo falamos do que ti consideras divertido

yo -

es moi entretido o magosto e unha fecha moi recorcholis quedo sen palabras da emocion buaaaaaaaaa buaaaaaaaaa
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres